Últimamente se ha tenido una visión sesgada de lo que es el retoque fotográfico por ser una herramienta utilizada en publicidad, se cree que se trata de un engaño.

Al mostrar algo que no es puramente real, una modificación de un producto, objeto, persona pero que al final representa la imagen final que el autor, ejecutivo o director de marketing tenía en mente.

El retoque es la herramienta final de cualquier producto fotográfico o fílmico.

Claro que existen distintos niveles de retoques, eso dependiendo de la clase de resultado que se espere.

Si es importante que busques el mejor para tu marca y que pueda darte el mejor canal de comunicación con tu cliente. Es clave encontrar un balance con el retoque fotográfico ya que puede ser un arma de dos filos, ya que te puede evidenciar y darle a tu marca una imagen de falsedad.

Lo que puede llevar a una pérdida de clientes y sobre todo de confianza.

Hay que tenerle respeto al retoque y usarlo de la mejor manera posible y no abusar, pero eso no significa que no puedas modificar gran parte de la imagen, mientras mantengas una visión clara de acuerdo a tu estrategia de marketing.

No hay una forma incorrecta o correcta de usar retoque solo existe la mejor para tu marca, la que mejor vaya con tu branding, la que te ayude a comunicarte mejor con tus clientes.

Recuerda que el retoque es la última etapa de la fotografía y así como en muchas áreas de la comunicación como la escritura, el vídeo o el diseño, la edición y retoque es indispensable para la finalización de un proyecto.

¿Buscas apoyo en redes sociales? Puedes comunicarte con nosotros aquí o en nuestras redes sociales Facebook Instagram

Visita nuestro blog donde encontraras más notas como esta.

Deja una respuesta