El nuevo etiquetado al parecer es más aceptado de lo que parece, es polémico, pero el 50% de los mexicanos dice que les ayuda está ayudando.

Al parecer la Organización Panamericana de la Salud (OPS) no es la única que cree que el nuevo etiquetado es positivo para los consumidores. Mientras la instancia dice que el nuevo etiquetado es de una de las regulaciones “más avanzadas del mundo y un ejemplo para la región”

Y que “está basado en evidencia científica”, al menos la mitad de los mexicanos también cree que el nuevo etiquetado ayuda a su decisión de compra.

De acuerdo con una encuesta del periódico local Reforma, el 50% de los mexicanos cuestionados al respecto. Reveló que esta manera de presentar las características de los productos le ayuda más a tomar una decisión de compra.

Sobre solo 25%o que no considera este etiquetado de mayor ayuda para decantarse por un alimento u otro.



El nuevo etiquetado está ayudando a mejorar la comprensión del 50 por ciento de la población sobre los alimentos, mientras que el 19 por ciento dice que la norma no le ha hecho entender mejor la información nutricional.

Aunado a esto, se demuestra que gran parte de los mexicanos sí ve el etiquetado antes de comprar. El 37% de los encuestados dijo revisar siempre o la mayoría de veces el etiquetado de los alimentos y bebidas antes de adquirirlos.
Aunque el 35% contestó que rara vez o nunca lo hace.


¿El nuevo etiquetado reducirá la obesidad?
Los sellos, ingredientes, educación nutricional, y todo lo que conforma el tema el nuevo etiquetado que exige la NOM-051-SCF/SSA1-2010, prevé combatir la obesidad en México. Recordemos que en México, el 70 por ciento de los mexicanos padece sobrepeso y casi una tercera parte sufre de obesidad.

En conjunto, de acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Podría ahorrar costos relacionados con problemas de obesidad y sobrepeso de unos 40 mil millones de pesos en los próximos cinco años. El nuevo etiquetado podría hacer la diferencia.

Actualmente, la obesidad es un problema de salud que le cuesta México el 5.3 por ciento del producto interno bruto (PIB).

Al afectar a tres de cada cuatro mexicanos, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En cuanto a lo que piensan los mexicanos, el impacto que espera el 46%es que sí ayudará a reducir la obesidad infantil y la obesidad en adultos según el 45% de los participantes.

Sin embargo, una gran mayoría del sondeo, el 64 por ciento, señaló que la mejor estrategia para hacer que México abandone la cabeza mundial en obesidad infantil y la segunda plaza en obesidad está en la enseñanza de mejores hábitos alimenticios.

Ver más notas

Artículo por el portal Merca2.0

Deja una respuesta

Game bài đổi thưởng